DSCF5436Hace unos días encontrábamos en todos los periódicos la noticia que anunciaba una suspensión de las becas universitarias que otorga la Generalitat Valenciana debido a un recurso interpuesto por las universidades privadas de la Comunidad Valenciana. ¿En qué afecta esta suspensión a sus cerca de 12000 solicitantes?

La Generalitat Valenciana otorga diversas becas para apoyar a los estudiantes universitarios desde hace muchos años. Estas becas, que en su práctica totalidad, son incompatibles con las que da el Ministerio de Educación, siempre han servido como “consolación” para los que no podían recibir las becas estatales, que son de mayor cuantía.

Pero las becas estatales imponían mayores requisitos, tanto a la hora de valorar la necesidad económica, como en la exigencia de una nota media mayor. Así, los jóvenes que vivían en un hogar con una renta  media superior o no alcanzaban los requisitos académicos exigidos nunca podían optar a las becas del ministerio y se “refugiaban” en las becas autonómicas.

A la hora de solicitar las becas, se suelen pedir las dos, las del ministerio y las de la Generalitat, porque si no te dan una, puedes aun optar a la otra, pero debes solicitarlas por las mismas fechas. Esta es la razón por la que en el curso 2014-2015 se solicitaron 9960 becas, entregándose finalmente 2475 (muchos ya habían obtenido las becas del ministerio y otros no cumplían los requisitos)

Para este próximo curso escolar se han solicitado 11756 peticiones de ayudas, un aumento considerable debido principalmente a la necesidad de financiación ante las mayores tasas universitarias y a un relajamiento de los requisitos de las becas valencianas (se ha rebajado a un 5 la nota mínima necesaria para solicitarlas, el criterio de  renta familiar ha aumentado hasta un 12% más que en las ayudas estatales y lo más importante, se ha añadido la opción de la exención de tasas para una segunda matrícula)

Así las cosas, las universidades privadas interpusieron una demanda solicitando que sus alumnos también tuvieran opción a las becas de la Generalitat Valenciana, y un juzgado de Valencia ha suspendido la tramitación de las mismas hasta que se tome una decisión definitiva al respecto. Así que lo que puede pasar es que la resolución judicial tarde varios meses en producirse (algo muy normal) y en el mejor de los casos, se falle a favor de la Generalitat, lo que alargaría aun más los ya dilatados plazos en los que se entregan estas becas, con lo que muchos estudiantes no podrían cursar sus estudios por falta de dinero para pagarlos.

…Y en el peor de los casos, el tribunal puede fallar a favor de las universidades privadas, con lo que el proceso debería comenzar otra vez de nuevo, por lo que las becas de este curso no se entregarían hasta bien entrado el año 2017, lo que sería una catástrofe para miles de universitarios. Veremos…